La tenista española Garbiñe Muguruza se ha mostrado "muy decepcionada" tras caer en su debut en Wimbledon, tercer 'Grand Slam' del año, ante la brasileña Beatriz Haddad Maia (6-4, 6-4), y ha afirmado que su deseo es "no jugar en una temporada" y tomarse "unos días de descanso" hasta que se sienta recuperada.

Su intención es "no jugar en una temporada. Al menos, dejar la raqueta un rato, tomar unos días de descanso y cuando sienta las ganas de volver a jugar, jugaré", señaló en la rueda de prensa posterior a su estreno y derrota en el All England Lawn Tennis and Croquet Club.

La ganadora de Wimbledon en 2017 reconoció que es "un poco triste" quedarse fuera a las primeras de cambio y que está viviendo un "día duro", aunque no considera que su derrota haya sido "una sorpresa".

"Una vez que has alcanzado resultados muy buenos y levantas trofeos, la gente espera eso. Lo puedo entender, pero no es algo realista. Es muy difícil estar siempre a un nivel muy alto", explicó.

La número 27 del mundo, muy afectada, reconoció estar "muy decepcionada", y aseguró que arrastra "problemas físicos" desde Roma, y que eso puede haber hecho que partiese "con algo de desventaja" respecto a otras jugadoras.

Por último, rechazó hablar de un posible cambio de entrenador, ahora Sam Sumyk. "No lo sé y no quiero hablar de eso", concluyó.