El español Rafa Nadal no pudo superar a Federer en las semifinales de Wimbledon y ha dejado la final sin ningún participante español. El suizo jugará la final contra Djokovic en busca de su noveno titulo en el All England Club.

El tenista suizo fue superior a Nadal durante gran parte del partido, dominando con su saque y estando bastante acertado al servicio. Nadal no pudo encontrar su juego en ningún momento, Federer jugó con mucha agresividad y consiguió restar muy profundo y retrasar la posición del español.

Sin embargo, durante el primer set la igualdad fue máxima, ninguno sufrió con su saque ni puedo hacer daño al servicio. El set se resolvió en la muerte súbita, después de intercambiar varias roturas. Federer estuvo más sólido y consiguió llevarse el desempate por 7-3.

El español despertó y pasó por encima de Federer en el segundo set. Rompió prácticamente empezado el segundo set y mantuvo su saque sin problemas, además confirmó su superioridad en la manga haciendo una segunda ruptura.

Federer consiguió superar el 6-1 de la mejor manera, comenzando con una ruptura de servicio al español en el cuarto juego. Enseguida volvía a dominar Federer, y desde ese momento fue imparable. Nadal no pudo aguantar las embestidas del ocho veces campeón de Wimbledon. Parecía salirle todo, muy dominador con su saque y acertado con los golpes de derecha y revés. Nadal no consiguió llevar el partido a su terreno en ningún momento, y la superioridad del suizo se confirmó en el cuarto set, cuando volvió a romper el servicio del mallorquín nada más empezar.

El último juego al servicio de Federer fue uno de los más emocionantes, el suizo servía para ganar el partido y tuvo una bola de break en contra y tres bolas de partido. Nadal no quería irse de Londres sin dejarlo todo, el español quería mantenerse como fuese en el partido, pero era cuestión de tiempo, Federer fue muy superior y hoy le tocaba ganar a él. Hacer un mes Nadal apeaba a Roger de la final de Roland Garros, hoy el suizo hace lo propio con Nadal. Cada uno domina una superficie, y ambos nos regalan partidos para la historia año tras año.