Esgrima

La superación de Lucía Martín-Portugués, en la élite de la esgrima a pesar de sufrir epilepsia

Lucía Martín-Portugués practica esgrima y tiene epilepsia. A pesar de las dificultades tras su diagnóstico, sigue en la élite.

Publicidad

Sufría mareos y Lucía no entendía por qué. Empezó a investigar y la tiradora descubrió que padecía ataques de epilepsia. Un buen tratamiento le ha permitido seguir en la élite del esgrima.

Lucía Martín-Portugués se prepara para otro asalto. Uno más. Porque lleva toda la vida unida a la esgrima. "Yo hacía ballet, como casi todas las niñas pequeñas, y mi hermano empezó a hacer esgrima porque hicieron una exhibición en su colegio. Yo le veía y decía: 'Lo mío va a ser menos tutú y más tratrá'", explica.

Y no se equivocaba, porque ya tiene 2 platas y un bronce mundiales, aunque el camino no ha sido nada fácil. "Siempre tenía mareos, me empezaron en la adolescencia y no entendía muy bien qué pasaba. Hubo un caso, de un jugador de fútbol, de Antonio Puerta, que falleció. A mí ahí me empezó a entrar el agobio al ser deportista también y marearme", añade.

Con inicios que no le impedían rendir a su mejor nivel: "Fe un poco complicado, las pastillas no me sentaban bien, tuve que cambiar de medicación... estaba todo el rato muy cansada".

Pero todo eso ha quedado atrás. Esta 20 veces campeona de España, solo necesitó un cambio de medicación y de entrenador para tocar el cielo de la esgrima. "Tardé casi una semana en creerme que esto había pasado. El día se abra esa puerta la voy a derribar y no se va a volver a cerrar. Y se me abrió", dice.

Pues 3 medallas mundiales después, todavía no se ha cerrado y esperemos que siga sin cerrarse.

Publicidad

Morata cocinando unos espaguetis a la carbonara

El 'chef' Morata cocina unos espaguetis a la carbonara: "¡Bienvenidos a mi canal de cocina!"

El delantero de la selección española sorprende a todos con sus dotes culinarias. Morata incluso da las claves para elaborar una pasta carbonara como marcan los cánones de la cónica italiana.

José María Caneda (d), tras firmar en 1999 el contrato de Andoni Goikoetxea (c) como nuevo entrenador del Compostela, junto al gerente del club José Fidalgo

Muere José María Caneda, expresidente del Compostela, a los 77 años

El histórico mandatario de la SD Compostela llevó al conjunto gallego desde la tercera división a la máxima categoría del fútbol español. José María Caneda llevaba un tiempo peleando contra un cáncer de estómago y esófago.