Simone Biles

Simone Biles habla por primera vez sobre lo que le ocurrió en los JJOO de Tokio 2020

La gimnasta estadounidense Simone Biles ha roto su silencio respecto al bloqueo mental que sufrió durante los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. "Estaba fuera de lugar y no podría sincronizar mi mente y mi cuerpo", reconoce Biles.

Simone Biles durante su declaración en el Senado de los Estados Unidos

Publicidad

Simone Biles ha vuelto a hablar si tapujos. Tras sacar los colores al FBI y las autoridades estadounidenses por "permitir" los abusos reiterados de Larry Nassar durante años, la mejor gimnasta de todos los tiempos ha explicado por primera vez lo que le pasó el pasado verano en Tokio.

Simone Biles se retiró de forma sorprendente de la mayoría de pruebas a las que optaba al oro al sufrir un bloqueo mental, fruto de la presión que había sobre ella. La gimnasta estadounidense, elegida como una de las 100 personas más influyentes por la revista Time, ha explicado lo ocurrido en la cita olímpica en la prestigiosa publicación.

"Es muy difícil para las mujeres y las niñas ponerse límites. Pero si empiezas a ponértelos para las pequeñas cosas, entonces las más grandes no lo parecen tanto. La experiencia en los Juegos Olímpicos, competir sin aficionados, sin familiares en la grada, habiendo pasado una cuarentena a causa de la Covid-19 y sabiendo que eres la líder para las 'Supervivientes' (las gimnastas que sufrieron el acoso de Larry Nassar) siendo una de las que aún sigue en activo... fue todo un desafío para mí", reconoce Simone Biles.

"Fue muy extraño para mí, pero sabía que no era capaz de hacer mis ejercicios de forma segura"

La gimnasta estadounidense admite que sufrió un bloqueo mental que le hizo estar "fuera de lugar" y sin poder sincronizar su mente y su cuerpo.

"En los Juegos Olímpicos estaba fuera de lugar y no podía sincronizar mi mente y mi cuerpo. Decidir no competir tras la prueba de salto fue muy duro. Nunca antes había estado en las gradas durante un Mundial o unos Juegos Olímpicos. Fue muy extraño para mí, pero sabía que no era capaz de hacer mis ejercicios de forma segura. Por eso, si podía hacer algo en ese momento era animar y apoyar a las chicas dentro y fuera de la competición y estar ahí para mentalizarlas de que no pasaría nada", asegura Simone Biles.

Simone Biles agradeció también todos las muestras de apoyo y cariño que recibió durante esos duros días en la capital de Japón y que aún hoy recibe.

"Si voy al supermercado o a cualquier otra parte y la gente me da la enhorabuena, me gustaría saber por qué me felicitan. Por mi cumpleaños, por mi carrera profesional... hasta ahora solo me habían felicitado por ganar. Y ahora es como si fuera humana, como si fuera vulnerable. No suelo decirlo, pero es bonito que aún me reconozcan por lo que he hecho, lo que estoy haciendo y lo que he superado", concluye Simone Biles.

Publicidad