Publicidad

Aventura

Ryan Robinson, el equilibrista que desafía la gravedad descalzo en los lugares más extremos del mundo

Ryan Robinson es el rey del 'highlining'. Viaja por el mundo buscando los lugares más extremos para caminar en la cuerda floja. Su próximo récord: caminar 883 metros a 243 metros de altura

Parece mentira que Ryan Robinson de pequeño tuviera miedo a las alturas. Al deportista le gusta estar en la cuerda floja. Desafía la gravedad en lugares extremos; incluso lo hace grabándose con un palo selfie o se atreve con distintas piruetas.

Robinson viaja por todo el mundo. Le hemos visto en un lago en Oregón, Estados Unidos, en la selva tropical de Brasil o a 32 metros de altura cruzando los acantilados en Tasmania, Australia.

Se ha convertido en un pionero del 'highlining', una modalidad que exige una gran preparación. Lo hace descalzo en una línea más estrecha de lo normal. Ahora quiere superar su último récord: caminar 883 metros a 243 metros de altura. Solo con decirlo da vértigo.

Acostumbrado a los récords

Robinson ha participado en American Ninja Warrior y ha completado más de 100 carreras, incluyendo Ironmans. Hasta la fecha, la línea más larga que ha caminado mide 274 metros de largo. Incluso ha cruzado una línea de 214 metros de largo con los ojos vendados y estableció un récord mundial para la línea alta más larga entre dos puentes con 600 metros de ancho.

"Hacer rebotar la línea de un lado a otro es una de mis cosas favoritas", dice. "Lo llamamos surfear, porque sientes como si estuvieras surfeando de un lado a otro. Los movimientos son superpoderosos y se necesita una cantidad increíble de calma y fuerza central para no salir volando de la línea", explica.

Publicidad