"El reglamento marca que el deportista solo puede subir con la indumentaria del club". Espejo Público ha hablado con Práxedes Sánchez Vicente, presidente del club de Pirüismo Círculo Mercantil de Sevilla, después de que en Zaragoza y Pontevedra hayan impedido que un piragüista de 14 años recogiera sus medallas al ir ataviado con la bandera de España.

"Es una práctica muy habitual en nuestro club y cuando subió al podio le dijeron que tenía que dejar la bandera. El deportista, ante la sorpresa, dejó la bandera". Sucedió en Mequinenza, Zaragoza. Un mes después, en Pontevedra, sucedió lo mismo y Pablo Ozagón no quiso recoger la medalla.

"Los padres estaban muy preocupados y ha generado malestar dentro de la sección; mandamos una carta para pedir explicaciones a la Fedración de piragüismo. Nos dijeron que el deportista debe subir a la zona de podio con su indumentaria del club", cuenta Práxedes. "Cuando volvió a suceder y hubo malas formas en la manera de decirlo, enviamos una segunda carta", relata.

Por "la solemnidad del acto"

Narciso Suárez, de la Real Federación Española de Piragüismo, lo ha explicado así: "Es una cuestión de orden, nada más. No hay otra intencionalidad. La normativa marca que los deportistas deben subir con su atuendo oficial. Por respeto a los compañeros y por la solemnidad del acto queremos que sea así. No se trata de ofender, si llenamos el espacio de banderas... queremos que el acto sea una entrega de premios a los deportistas. Ocurre así en la mayoría de los deportes".