60.010500

Publicidad

Poli Díaz

Poli Díaz, de pelear por ser campeón del mundo a la ruina y el declive profesional y personal

Poli Diaz ha sufrido en sus carnes lo que supone pasar de la gloria al infierno. Siete veces campeón de España en peso ligero y ocho veces campeón de Europa, el Potro de Vallecas llegó a dilapidar 150 millones de pesetas en sus adicciones.

Siete veces campeón de España en peso ligero y ocho veces campeón de Europa, portadas en los periódicos. Pero desde que luchó por ser campeón del mundo el 27 de julio de 1991 su vida se torció. Llegó el declive profesional y personal, y la ruina.

El propio Poli Díaz reconocía que se llegó a gastar 150 millones de pesetas. Adicciones, problemas con la justicia...

Llegó a pisar la cárcel, condenado en 2003 por agresión. Durante cuatro meses todos los fines de semana. Los problemas continuaban.

Pero el Potro de Vallecas ha aguantado todos los golpes de la vida. Su vida no ha sido fácil, pero nunca ha tirado la toalla. Tras retirarse, Díaz concentró todos sus esfuerzos en dejar las drogas.

Ahora, Poli Díaz, el boxeador más emblemático de la historia de España trabaja para volver a subirse a un cuadrilátero.

Publicidad