La afición de Tom Ballard al alpinismo se explica a través de su madre. Porque Alison Hargreaves se convirtió en la primera mujer en coronar el Everest sin oxígeno suplementario ni el apoyo de un equipo de sherpas.

Altas ambiciones que Tom ya sentía cuando estaba en su interior, ya que su madre escaló embarazada de él, como reconoce Sebastián Álvaro, experto en alpinismo.

Pero falleció en su descenso al K2 cuando Tom tenía 7 años. Un destino que ahora tristemente comparte también su mayor admirador. Una historia que pone los pelos de punta.

Te puede interesar:

Sin esperanza de encontrar a los montañeros desaparecidos en el Nanga Parbat desde hace más de una semana

El angustioso rescate del esquiador atrapado tras una brutal avalancha en Baqueira: más de diez minutos sepultado en la nieve