A vista de dron es bien visible, pero para los surfistas, es indectectable. Mientras se aproxima, el gran blanco permanece sumergido. No emite ninguna señal de su presencia, como es mostrar su aleta.

Es un cazador. El tiburón se va acercando a los surfistas, pero ellos solo están preocupados de coger una buena ola.

Distraídos, se le ves mirar hacia el cielo, donde el dron les esta observando. Y ahí acaba la escena. El tiburón da por terminada su búsqueda por la cercana playa. En estar otra no hay peligro aunque la secuencia les pone los pelos de punta.