Alex Txikon y su equipo llegaron al campo 1 del Nanga Parbat equipados con varios drones que pueden ayudar a buscar alguna señal de los alpinistas desaparecidos.

Pero los drones, que ya se han utilizado con éxito en el rescate de montañeros perdidos, son la única oportunidad de encontrar, al menos, los cuerpos.

Como ya se intuyó el pasado jueves, cuando un helicóptero divisó resto de una tienda entre signos de avalancha. A pesar del riesgo de avalanchas, Alex Txikon tambien va a intentar rastrear a pie.

¿Por qué se pone en riesgo la vida de otros? Porque las familias se resisten y siguen recaudando fondos para pagar los carísimos vuelos de los helicópteros pakistaníes.