El reciente intento de ascensión a la Torre Eiffel no ha sido el único al emblemático monumento francés. El británico James Kingston logró escalarla con éxito en 2015.

Quien también lo ha conseguido ha sido Alain Robert, más conocido como el Spider-Man francés. Este temerario es un expertero en la escalada de monumentos. Pero el riesgo al que se someten es enorme.

El chino Wu Yongning grabó su propia muerte, después de no ser capaz de subir al tejado tras hacer unas dominadas en la fachada. España tampoco se ha librado de estos escala-edificios. El año pasado tres youtubers se grabaron colándose en la Sagrada Familia.

Pero tras ser descubiertos tuvieron que abortar su intento. En Madrid, ecologistas de Greenpeace treparon a las torres Kio para protestar. Misma forma que utilizó una activista americana para replicar contra la Administración Trump, antes de que, como ha pasado en Francia, la detuviera la policía.