"Vivimos en una planeta en que más del 70% de la superficie es agua. Durant la vueltal mundo a pie, cada vez que topaba con un océano o con una costa tenía que coger un medio de transporte porque caminar sobre el agua es imposible. Así que tenía una deuda penidnete, una espinita con los océanos", explica Nacho Dean.

"Y así es como surgió. ¿Por qué no unir nadando ñlos cinco continentes? Esta expedición la dediqué para lanzar un mensaje de conservación de los océanos", asegura Dean.

Te puede interesar:

La particular luna de miel de Meriem Achab: corre siete maratones en siete continentes durante siete días