Su hijo estaba en el lugar equivocado a la hora equivocada. Manuel Bortuzzo, de 19 años, joven promesa de la natación italiana, estaba con su novia por las calles de Roma.

Hay una pelea cercana. Junto a ellos pasa un ciclomotor que les dispara. Una bala atraviesa un pulmón de Manuel y le destroza la columna a la altura de la undécima vértebra.