Aunque aún son pocos, los hombres aportan un toque diferente a la sincronizada. Quizás ahora pueda parecer extraño ver a un hombre haciendo natación sincronizada, pero los nadadores artísticos eran grandes atracciones a principios del siglo XX.

El problema surgió en 1941, cuando se estableció como deporte y se determinó que mujeres y hombres compitieran por separado.

Una medida que fue alejando cada vez más a los nadadores masculinos, hasta que en 1984 cuando se instauró como deporte olímpico se decidió que solo sería en la modalidad femenina para tener más deportes de mujeres, pese a que con ello se perdieran las virtudes que proporcionan.

Por suerte para ellos, la Federación Internacional de natación decidió en 2015 que los hombres volvieran a competir en un mundial, concretamente en la modalidad de dúo mixto.

Decisiones que, junto con películas como 'El gran baño' y 'Swimming with men', ayudan a normalizar un deporte que busca que sus hombres consigan ser olímpicos.

También te puede interesar...

Ona Carbonell enseña a Pablo Motos a hacer natación sincronizada en 'El Hormiguero 3.0'