Javier Fernández, a su llegada al aeropuerto de Barajas

Publicidad

COMO UN VIAJERO MÁS

Nadie acudió a recibir a Javier Fernández al aeropuerto de Barajas tras proclamarse pentacampeón de Europa

Javier Fernández aterrizó en el aeropuerto de Barajas después de proclamarse campeón de Europa por quinta vez en la República Checa y nadie acudió a recibirle. Sin pancartas ni cánticos, el patinador pasó desapercibido como un pasajero más del aeropuerto. Es la cara más amarga de los deportes minoritarios: su pobre recibimiento contrasta, por ejemplo, con el que ha recibido el futbolista Jesé esta semana a su llegada a Las Palmas.

El pasado lunes se vivió un momento peculiar en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Javier Fernández llegaba desde la República Checa con su quinto campeonato de Europa bajo el brazo, algo digno de reconocimiento por parte de todos, aunque el recibimiento que tuvo el patinador seguro que no fue el esperado.

'SuperJavi' apareció por la puerta de llegadas y no vio a nadie que le recibiese, ni una pancarta, ni un cántico, nadie en el aeropuerto que le felicitase por su hazaña.

Esto contrastó con la llegada que tuvo Jesé Rodríguez a Las Palmas, por ejemplo, al que recibieron cientos de personas. Sin duda, una triste anécdota para un Javier Fernández que merece algo más por sus cinco campeonatos europeos consecutivos.

Jesé, en su presentación con Las Palmas | Efe

Publicidad