COMPROMETIDO SOCIAL Y POLÍTICAMENTE

Muhammad Ali, mucho más que una leyenda del boxeo

Muhammad Ali ha sido mucho más que un campeón de boxeo. El púgil ha estado siempre comprometido con la política y con la sociedad, y desde el mismo momento en que colgó los guantes y se le diagnosticó Parkinson ha luchado en defensa de los valores del Islam y los musulmanes. Nombrado 'Mensajero de la paz' de las Naciones Unidas en 2002 en su visita a Afganistán, en 2005 recbió en Berlín la Medalla de la Paz, Otto Hahn y el mismo año George Bush le otorgaría la Medalla de la Presidencial de la Libertad.

Ali, con George Bush

Publicidad

COMPROMETIDO SOCIAL Y POLÍTICAMENTE

Muhammad Ali, mucho más que una leyenda del boxeo

Muhammad Ali ha sido mucho más que un campeón de boxeo. El púgil ha estado siempre comprometido con la política y con la sociedad, y desde el mismo momento en que colgó los guantes y se le diagnosticó Parkinson ha luchado en defensa de los valores del Islam y los musulmanes. Nombrado 'Mensajero de la paz' de las Naciones Unidas en 2002 en su visita a Afganistán, en 2005 recbió en Berlín la Medalla de la Paz, Otto Hahn y el mismo año George Bush le otorgaría la Medalla de la Presidencial de la Libertad.

El tres veces campeón del mundo de boxeo Mohamed Ali, que falleció en un hospital de Phoenix a los 74 años, era algo más que una leyenda del deporte mundial por su compromiso político y social. Su imagen, como la de John F. Kennedy, Marilyn Monroe, Elvis Presley o Los Beatles, estará por siempre asociada a la de una época: los años sesenta y setenta.

Colgó los guantes definitivamente después de perder el 11 de diciembre de 1981 un combate a 10 asaltos contra Trevor Berbick, en Nassau (Bahamas). Poco después, el 9 de septiembre de 1984, se le diagnosticó que padecía Parkinson, una enfermedad degenerativa del sistema nervioso, que, según el director de la Clínica de Enfermedades Motrices de la Universidad de Columbia, doctor Stanley Fanh, tenía como causa inmediata el boxeo.

Desde entonces luchó contra la progresión del mal. Su imagen se ha hecho si acaso más célebre entre el público en este tiempo. Todavía se recuerda su emotiva presentación en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Atlanta donde no sólo mostró las huellas que el Parkinson estaba dejando en su cuerpo, sino que, entre aplausos y vítores, reclamó su momento en la historia del deporte. Cuando abandonó el boxeo continuó con su labor en defensa de los valores del Islam y de los musulmanes.

En noviembre de 2002 visitó Afganistán como 'Mensajero de la paz' de las Naciones Unidas. En noviembre de 1999 asistió en Viena a la entrega de uno de los premios que le reconocían como uno de los mejores deportistas del siglo XX, tras ser elegido por un jurado internacional. Pese su abnegada voluntad, era evidente su avanzado deterioro físico. Al mes siguiente, la revista norteamericana especializada 'Sports Illustrated'le entregó el galardón de 'campeón más grande del siglo'.

En los primeros días de diciembre de 2001 volvió a Atlanta para recoger la llama olímpica desde Grecia y prenderla para el inicio del camino hasta la ciudad de Salt Lake City, sede de los Juegos de Invierno en febrero siguiente. A comienzos de 2002 recibió en Los Ángeles la estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y pidió que no la pusiesen en el suelo sino en la pared. Dos años después, recibió el Premio Jalil Gibran del Instituto Árabe-Americano (2004), por su obra en favor del mundo en desarrollo.

En marzo de 2005 se anunció que en diciembre recibiría en Berlín la Medalla por la Paz Otto Hahn. A finales de octubre de 2005 su hija Laila dijo que su padre seguía perdiendo la batalla contra el Parkinson y que en los últimos tiempos el mal había progresado notoriamente. El 9 de noviembre de 2005 recibió de manos de George Bush la Medalla de la Presidencial de la Libertad y el 21 de ese mes inauguró en su ciudad natal un Centro que lleva su nombre para promover sus ideales humanitarios y culturales.

En junio de 2012 el Consejo Mundial de Boxeo anunció que en su convención de diciembre sería nombrado 'Rey del Boxeo Mundial', en Cancún (México), y se le impondrá una corona de 2 kilos de peso bañada en oro de 24 kilates. Otro reconocimiento de ese año fue el ser portador por unos momentos de la bandera olímpica durante la ceremonia de inauguración de los Juegos de Londres, el 27 de julio. Su vida fue llevada al cine en 2001 por Will Smith en la película Ali, dirigida por Michael Mann.

El 20 de diciembre de 2014 fue hospitalizado por una leve neumonía. Ha estado casado en cuatro ocasiones, la última con Lonnie, y tenido ocho hijos, además de adoptar a otro. Laila Ali, la menor de sus hijos, se dedicó al boxeo como profesional (1999-2007) y en 2002 se hizo con la triple corona mundial de los supermedios

Publicidad