Alex Txikon y su equipo construyen iglús en el campo base del K2, todo un hito en el alpinismo: "Qué pasada, ¡qué calor hace dentro del iglú!", dice el alpinista.

Tendrá un 7 metros cuadrados; fuera hay 27 grados bajo cero y dentro 0 grados de temperatura. "Creo que puede ser un antes y un después en expediciones invernales a montañas de 8.000 metros. En la época estival el sol tiene mucha fuerza y creo que se derretirían", asevera Txikon.

Dentro están sin escarcha, secos y sin viento: "La temperatura, el confort... es una maravilla. Estamos aquí sin guantes, he dormido hoy con una camisetita y el saco abierto", narra el alpinista vizcaíno. Buscan ser los primeros en subir el K2 en invierno.