Emoción y sorpresa es la palabra que mejor define el transcurso del Tour de Francia 2019. Pero para sorpresa las pintadas que se encuentran todos los días los organizadores todas las mañanas. Y es que además de la concentración y el esfuerzo propio de los ciclistas, hay personas que pese a que su trabajo parezca invisible, resulta imprescindible.

Todas las mañanas antes de que las bicis comiencen a rodar, dos colaboradores en la organización del Tour se dedican a borrar decenas de penes pintados en las carreteras, según ha explicado el medio holandés NOS Sport.

En vez de realizar pintadas con los nombres de sus ídolos, para de esta forma, animar a sus favoritos, los seguidores del Tour se dedican a dibujar genitales masculinos sobre la calzada El número va en aumento y el Tour se ha visto obligado a destinar a varios operarios a la tarea.

Muchos de ellos son casi imposibles de borrar, por lo que los trabajadores tratan de convertirlos en otras cosas o disimularlos con otros trazos, con el fin de que no se vean durante las retransmisiones televisivas.

Así, las figuras preferidas para tratar de conseguirlo son los búhos, a través de grandes ojos, con los que observan a todos los que pasan por allí con el mayor de los sigilos, sin tratar de llamar la atención que suscitan los grandes penes que tratan de sustituir.