20.010333

Publicidad

Más que deporte

Nadie está subiendo al Everest por el coronavirus: "Nunca lo había visto desde Katmandú"

La crisis del coronavirus nos ha dejado una imagen inédita del Everest: ha pasado de las habituales masificaciones a estar sin contaminación por el coronavirus.

En resumen

  • El propio Himalaya se puede ver desde Katmandú, capital de Nepal situada a 200 kilómetros

La crisis del coronavirus ha cambiada al completo el Everest, que se muestra en este momento de una forma muy diferente con respecto a la que podíamos ver hace tan solo unos meses.

Grandes masas de gente, largas colas de escaladores y alpinistas para subir, que contrastan con la imagen actual del Everest, más limpio y visible que nunca debido a la ausencia de montañeros por la crisis del coronavirus.

De hecho, el propio Himalaya se puede ver desde Katmandú, capital de Nepal situada a 200 kilómetros. "El coronavirus le va a dar un respiro al Everest", dice el alpinista Juan Oiarzabal.

Publicidad