CONSIGUIÓ SU OBJETIVO

Un piloto sufre un incendio en plena carrera y se ve obligado a adelantar al Safety Car

Calum Lockie tuvo un tremendo susto. Su cabina empezó a quemarse cuando iba por detrás del Safety Car, al que avisó de que tenía que adelantar para llegar a los boxes. El incendio fue creciendo, aunque afortunadamente consiguió su objetivo.

Publicidad

La cabina de Lockie empieza a quemarse. Tiene que ir detrás del coche de seguridad, pero la situación es tan grave que tiene que acelerar.

El incendio cada vez es mayor. El objetivo es llegar a boxes, donde le esperaba, in extremis, un camión de bomberos.

Publicidad