La cabina de Lockie empieza a quemarse. Tiene que ir detrás del coche de seguridad, pero la situación es tan grave que tiene que acelerar.

El incendio cada vez es mayor. El objetivo es llegar a boxes, donde le esperaba, in extremis, un camión de bomberos.