Laia Sanz sabe de la importancia de concienciar a los niños, que son "el futuro". Porque de pequeños aún no hay prejuicios.

"Los niños no tienen malicia, son los padres los que te dicen 'que no te gane una niña'", explica Laia. Recalca la importancia de la educación en casa en la formación de los niños, para eliminar episodios como los que a ella le ha tocado vivir en el mundo del motor.

"Tenía que demostrar más, la moto ya valía para ganar en categoría femenina", reconoce la campeona, que lanza un mensaje claro: "Todos podemos hacer de todo".