"Empática, simpática y con ganas de vivir". Así recuerda Emilio de Villota a su hija María, al que se le encoge el corazón cuando la recuerda.

Reconoce que la primera llamada fue lo peor para la familia, aunque mantuvieron la esperanza. Un año después, María no superó las secuelas de su accidente.

Aunque María dejó un legado para el recuerdo. Programas solidarios como 'Primera Estrella', 'Fórmula 1kg' y 'Residencia María de Villota' que son todo un ejemplo.