Kimi Raikkonen se ha sincerado en una entrevista concedida a Motorsport.com. El finlandés cuenta en su libro ('El Kimi Raikkonen desconocido') un episodio en el que pasó 16 días bebiendo de continuo entre los Grandes Premios de Baréin y Barcelona en 2013.

"No podía recordarlo. La mitad de las cosas la gente tuvo que contármelas. Acabábamos de pasar por Europa y nos divertimos un poco. ¿Qué tiene de malo? No hay nada malo en ello. Eso era bastante normal y pasaba todo el tiempo. No fue la única vez que hice algo así, me divertí", asegura.

'Iceman' reconoce que a día de hoy no lo volvería a hacer: "Después de 16 días bebiendo ya no me siento tan bien como antes. Hay otras cosas en la vida que son más importantes para mí". La paternidad ha sido uno de los acontecimientos que más han cambiado la vida del piloto finlandés: "Ahora tengo una familia. Nada me estresa tan fácilmente. Mi vida hoy es más completa que antes. Pasar tiempo con los niños y la familia es más importante para mí".