GP de Valencia

Pol Espargaró sufre una espeluznante caída en el GP de Valencia y es trasladado al hospital

Espargaró perdió el control de su moto al trazar una curva y salió disparado a gran velocidad impactando contra el suelo con gran dureza. Está en el hospital y seguramente no correrá mañana. Repsol se queda sin pilotos.

Pol Espargaró sufre una espeluznante caída en el GP de Valencia y es trasladado a un hospital

Publicidad

Semana muy dura para Repsol y para sus dos pilotos. Pol Espargaró ha sufrido una durísima caída en la tercera sesión de entrenamientos del GP de Valencia y ha sido trasladado a un hospital tras abandonar el trazado en camilla y con gestos de dolor.

El accidente ha sido muy fuerte y pese a que no se ha descartado su presencia en la carrera de mañana, todo apunta a que será imposible que pueda competir ya que la caída ha sido realmente fuerte u es posible que se haya roto, fue trasladado en camilla y con claros gestos de dolor.

"Tiene un golpe fuerte en las costillas y en la muñeca. Lo llevan a Valencia para hacer un chequeo completo. Tiene mucho dolor, pero está totalmente consciente", dijo el mánager de Repsol Honda, Alberto Puig.

Márquez no competirá y Rossi ofrecerá su último baile

Esto confirma prácticamente su baja en la carrera del domingo, la última del mundial, y deja a Repsol sin sus dos principales pilotos. Márquez no competirá en Valencia debido a sus problemas de diplopía (visión doble), que se le diagnosticó hace unos días.

"La exploración realizada a Marc Márquez tras el traumatismo que se produjo, ha confirmado que el piloto presenta diplopía (visión doble) y ha puesto de manifiesto una parálisis del cuarto nervio derecho con afectación del músculo oblicuo superior derecho", informó el doctor Sánchez Dalmau.

El GP de Valencia será el último del mundial y el último de la mayor leyenda de este deporte, el italiano Valentino Rossi, que dice adiós a las carreras a sus 42 años y que saldrá en los puestos de arriba, ya está clasificado para la Q2.

Será la última vez que Rossi se monte oficialmente en una moto de la máxima categoría, y seguro que dará espectáculo.

Publicidad