El hijo, de 20 años, del heptacampeón alemán de Fórmula 1 Michael Schumacher, defendió este domingo su 'pole position' hasta la línea de llegada en la carrera esprint de 28 vueltas en el Hungaroring.

El japonés Nobuharu Matsushita se aseguró el segundo puesto, a 1,4 segundos de Schumacher, con su coche del equipo italiano Prema. "Es grandioso, no fue fácil", dijo Schumacher. "Sencillamente estoy feliz. La primera victoria siempre es la más dura", añadió.

Durante 15 carreras, Schumacher intentó sin éxito subir a un podio en la Fórmula 2, y este domingo lo logró en la carrera número 16, en el circuito donde su padre ganó cuatro veces. Sin embargo, el joven piloto no quiso hacer declaraciones acerca de cuándo podría tener lugar un ascenso a la Fórmula 1. "El tiempo dirá", repitió otra vez.

"Si será el año que viene o en dos o tres años, no lo sé", subrayó, y anunció que primero quería celebrar el triunfo con su familia. Además de su madre, también estaban presentes en Budapest su hermana y el novio de esta, así como su abuela.