Formula 1

Lewis Hamilton se enfrenta a un problema judicial por hacer vegano a su perro

El piloto de Fórmula 1 estaría infringiendo la Ley de Bienestar Animal al imponer la dieta vegana a su bulldog, el incumplimiento de esta puede acarrear penas de cárcel.

Hamilton y su bulldog

Publicidad

El heptacampeón del mundo de Fórmula 1, Lewis Hamilton, es uno de los deportistas veganos más influyentes del mundo. Hace casi cinco años que el inglés no consume productos cárnicos, y desde que salió el documental 'What the health' comenzó una dieta estrictamente vegetal.

Uno de sus más fieles compañeros de vida es su perro 'Roscoe', que ya es toda una celebridad en las redes, posee más de 400.000 seguidores en Instagram. El bulldog no solo entrena con él y le hace compañía en casa, sino que ahora también mantiene una dieta vegana. No es un secreto el nivel de veganismo al que llega Hamilton, abrió una cadena de hamburgueserías en las que no se cocina nada de origen animal. El piloto inglés obliga a imitar su forma de alimentación a los que le rodean, desde su asesora personal Angela Cullen hasta su entrenadora. La polémica ha comenzado cuando el mismo piloto publicó que su perro también sigue esta dieta.

Polémica

La asociación 'The Blue Cross' ha acusado a Hamilton de una violación a la Ley de Bienestar Animal, vigente en Reino Unido desde 2006, debido a la dieta vegana del bulldog. La falta de carne en la alimentación del canino infringe dicha norma, desde la Asociación Veterinaria Británica han advertido de las consecuencias legales que podría suponer.

''Si su sistema de creencias personal significa que no quiere comer ninguna proteína animal, se acepta. Pero esa dieta no está diseñada para cumplir con los estándares de bienestar de su mascota'', recordaba la presidencia de la Asociación, Daniella Dos Santos.

Multa y pena de cárcel

En caso de que se realizase una denuncia formal, Lewis Hamilton tendría que acudir a un juicio donde se enfrentaría a una multa de 20.000 libras e incluso una pena de cárcel de hasta 51 semanas, eso sin contar con que se le podría retirar la custodia del animal por un posible maltrato.

Publicidad