Las imágenes que nos llegan de Toyota son impresionantes y Motorsport así lo ha confirmado: durante los test que está realizando previos al Dakar en Namibia, Fernando Alonso recibió el reto de subir la famosa Duna 7 de Namibia, que tiene una altura de más de 380 metros. Es la más alta del mundo.

Fernando Alonso asevera que subir las dunas del país africano por primera vez con el Toyota Hilux le dejo "en shock" en su primera prueba con el desierto de Namibia para preparar el rally Dakar 2020.

Toyota ya anunció esta semana que el piloto español se embarcaría en un programa de iniciación de rally-raid con el objetivo de disputar el rally más prestigioso del automovilismo.

Alonso testó el Toyota Hilux en el desierto de Kalahari el pasado mes de marzo, pero esto va mucho más allá: "Ha sido una experiencia muy interesante escalar las grandes dunas aquí en Namibia por primera vez", relató el español.

Con la ayuda de De Villiers

Durante estos test en Namibia, el bicampeón español de Fórmula 1 está acompañado por Giniel de Villiers, compañero piloto de Toyota y campeón del rally Dakar 2009.

Alonso dice que está mejorando: "Probablemente fue un poco impactante al principio y tuvimos que abordarlo con mucho respeto. Requieren (las dunas) una técnica refinada que aún no tengo, y tuvimos que salir de algunos problemas en los que me metía de vez en cuando".

Lo más importante es coger confianza: "Estoy tratando de caminar antes de correr, y estoy progresando poco a poco y ganando confianza. Estamos tratando de avanzar lo más rápido posible y esperamos tener menos sustos en cada próxima carrera", dice Fernando Alonso.