Según el diario francés, 'Le Parisien', una ambulancia trasladó al piloto alemán Michael Schumacher hasta el Hospital Europeo Georges Pompidou en París, con el fin de someterse a un "tratamiento secreto".

De esta forma, el piloto se beneficiaría de las infusiones de células madre que se distribuyen en el cuerpo para obtener una acción antiinflamatoria sistemática.

El Doctor Damián García Olmo, especialista en células madre, considera que "están buscando cualquier novedad, cualquier tratamiento experimental, dirigido a acelerar el proceso de recuperación cerebral del paciente".

Según las mismas fuentes, el piloto alemán será sometido a una terapia que, a través de células madre, pretende controlar cualquier infección. "Se consigue un control de la inflamación, si conseguimos controlar la infección, podremos mejorar mucho la inflamación", señala García Olmo.

El doctor Philippe Menasche será el encargado de una intervención que deja todavía más dudas sobre la evolución y el estado de salud del piloto: "Es bastante probable que lleve la evolución habitual en estos casos, que es una evolución de mucha estabilidad con muy poca mejoría".

Tras su accidente, ocurrido ya hace 13 años, la información sobre el estado de salud del piloto ha sido muy hermenéutica y únicamente su amigo, Jean Todt, ha aportado algunas pinceladas: "Él sigue luchando y esto es lo único que les pudo decir hoy", aseguró.

Mientras que la información sigue saliendo a cuenta gotas, él continúa acaparando todas las miradas.