12.010500

Publicidad

Romain Grosjean

El impactante relato del médico que salvó a Grosjean: "Se derritió su visera, aquello parecía un horno"

El delegado médico de la FIA, Ian Roberts, ha explicado qué se encontraron cuando llegaron hasta el monoplaza en llamas de Romain Grosjean. "Cuando llegamos, había unas llamas muy grandes. Parecía un horno", desveló el doctor.

En resumen

El accidente de Romain Grosjean ha conmocionado a toda la parrilla de la Fórmula 1. El piloto francés, que sufre quemaduras en sus manos y una lesión en el tobillo, estuvo a punto de rozar la tragedia en el GP de Baréin.

Una de las primeras personas que llegó hasta el lugar del accidente y el monoplaza en llamas fue Ian Roberts, delegado médico de la FIA, que ha explicado el panorama que se encontraron al llegar al rescate de Romain Grosjean.

"Cuando llegamos, había unas llamas muy grandes. Parecía un horno. Además, tenía medio coche dentro de las barreras en dirección contraria. En ese momento, vi a Romain intentando levantarse. Necesitábamos una forma de sacarlo de ahí y un comisario llegó con el extintor. Fue de gran ayuda ya que ayudó a Romain a salir y cruzar la barrera de furego", indicó Roberts a Sky Sports F1, según Motorsport.com.

Roberts ha explicado que Grosjean estaba algo aturdido y con su visera totalmente derretida.

"Le dije que se sentara, obviamente estaba algo aturdido y su visera estaba negra, por lo que le quite el casco y todo parecía estar bien. Luego, tras inspeccionarle en la clínica, estamos contentos de que tras un golpe que pudo ser mortal saliera por su propio pie y con tan solo con quemaduras en sus manos. Le dolían sus manos y sus pies, pero sabíamos que podíamos darle algo de gel para las quemaduras antes de llevarlo al centro médico", aseguró Roberts.

"Nunca habíamos visto algo así antes"

El conductor del coche médico de la Fórmula 1, Alan van der Merwe, aseguró que nunca había visto algo igual.

"Mucho de esto es preparación, pero nunca habíamos visto algo así antes. No había visto nunca un incendio como este en mi etapa como conductor de coche médico, era un territorio nuevo y desconocido, y solo podemos estar tan preparados con nuestras propias ideas", señaló Van der Merwe.

"Hacemos mucha preparación de escenarios, pero esto fue una locura. Honestamente, para llegar allí y tras ver la mitad del monoplaza, mientras que la otra mitad no se ve por ningún lado y solo se ve una enorme bola de fuego, tienes literalmente segundos. La preparación solo te lleva hasta cierto punto, y después de eso solo es pensamiento rápido e instintivo", afirmó.

Publicidad