El piloto español Carlos Sainz (McLaren), que no pudo terminar el Gran Premio de Baréin de F1 por un nuevo fallo mecánico, como le sucedió en Australia, comentó tras la carrera que, pese a todo, "hay que ser positivos" porque sabe que "los resultados ya llegarán".

Al recordar el incidente con el holandés Max Verstappen (Red Bull) al inicio de la prueba, dijo Sainz: "Son cosas de las carreras. Incidentes. Sólo puedo decir que he salido bien, que he hecho todo lo que tenia que hacer, todo lo que tenia que intentar... pero me ha tocado la peor parte y pinchar a mí".

"Con la leche que me ha dado lo normal es que hubiéramos pinchado los dos y ambos nos habríamos quedado fuera de carrera, pero él ha tenido suerte de poder continuar. Me ha dado muy, muy fuerte", agregó.

 

También recordó que casi le golpea el alerón delantero desprendido del coche del alemán Sebastian Vettel (Ferrari"): "Casi me da el alerón de Vettel en la cabeza. Lo impidió el halo", dijo. "Voy a intentar sacar lo positivo: buena salida, buena primera vuelta, los de delante no se me escapaban, podía aguantar a los seis primeros sin problemas...", dijo.

"Sin embargo, no creo que hubiéramos acabado en los puntos porque me ha fallado la caja de cambios toda la carrera y perdíamos un segundo por vuelta", explicó el madrileño.

"Si hubiera podido superar a Verstappen (la avería de la caja de cambios) habría hecho que fuera más dramático todavía", precisó Sainz. Sobre la siguiente carrera, el Gran Premio de China, Carlos Sainz declaró: "Hay que ser positivos. Los resultados ya llegarán. Tengo mucha confianza en el coche y en el equipo".