En el grave accidente estuvieron implicados hasta cinco coches. En las imágenes se puede ver perfectamente el poco margen de reacción que tienen los pilotos en este circuito, cuando se produce un toque puede terminar en un múltiple accidente que afecte a más coches. Las cámaras de los pilotos grabaron el momento.

El accidente comenzó con un toque entre Alexander Rossi, Ryan Junter-Reay y Takuma Sato que perdieron el control de sus monoplazas y terminaron involucrando a más coches que se estrellaron contra el muro.

Robert Wickens, piloto que tuvo un accidente similar el año pasado se quejó en su twitter de que la prueba se disputase en este circuito: "Cuántas veces tenemos que pasar por la misma situación antes de que podamos aceptar que la IndyCar no debería correrse en Pocono? Es una relación tóxica y quizás sea tiempo de considerar un divorcio".