69.994500

Publicidad

Aventura

La misteriosa muerte de nueve excursionistas en el paso de Diátlov sigue perturbando a Rusia 61 años después

Encontraron los cadáveres meses después en extrañas circunstancias en 1959 en la 'Montaña de la Muerte'. Cuerpos en ropa interior, rostros sin dientes ni lengua... e incluso sin ojos. Durante los años se ha hablado de experimentos científicos, encuentros alienígenas e incluso del Yeti: un 'expediente X' que investiga aún el gobierno ruso.

Después de 61 años todavía se investiga la muerte de unos excursionistas en los Montes Urales. De hecho, hay de 75 a 100 versiones de su muerte. Eran nueve montañeros que acamparon a los pies del monte Siajl... más conocido como la Montaña de la Muerte.

Nunca regresaron. Un dispositivo de búsqueda encontró los cadáveres meses después en extrañas circunstancias. Desde cuerpos en ropa interior, hasta rostros sin dientes ni lengua, e incluso alguno con las cuencas de los ojos vacías.

Las teorías son de lo más descabelladas: el Yeti, el ataque de una tribu local o una misión del servicio de inteligencia soviético. Es curioso que en las biopsias practicadas en todos los cuerpos hubiera radiación; se habla de experimentos científicos o un posible contacto con vida alienígena."El misterio principal siguen siendo las heridas", explica la bloguera Katerina Kiseleva. "También dijeron que vieron una extraña bola de fuego en el cielo".

En un principio, las autoridades dictaminaron que murieron a causa de una fuerza elemental irresistible. Más adelante se concluyó que había sido una avalancha. Pero ninguno de los argumentos les ha valido a los familiares, que siguen luchando por descubrir qué sucedió realmente en el paso de Diátlov.

Desvelan el misterio

Eso sí, las autoridades rusas habrían confirmado la razón de la muerte de los excursionistas durante una rueda de prensa, organizada por el diario Komsomólskaia Pravada, Andréi Kuriakov, subdirector de la Oficina del Fiscal General en el Distrito Federal de los Urales. Según Kuriakov, la tragedia se debió a una avalancha y el hecho de que los jóvenes no pudieron encontrar la tienda de campaña tras abandonarla debido a la poca visibilidad.

Publicidad