Mike Tyson

Mike Tyson: "Me drogo con veneno de sapo y me ha cambiado la vida"

El excampeón de los pesos pesados, Mike Tyson, ha explicado al New York Post su experiencia con veneno del sapo del desierto de Sonora.

Mike Tyson emocionándose durante su podcast

Publicidad

Mike Tyson es una auténtica leyenda viviente del boxeo. El boxeador estadounidense destrozó la categoría de los pesos pesados siendo un chaval y sembró el terror entre sus oponentes entre la década de 1980 y 1990. Hace no mucho incluso regresó a un cuadrilátero demostrando que, pese al paso de los años, mantiene su temible pegada.

Y ahora Mike Tyson ha vuelto a mostrar su otra faceta, esa más problemática o, como en este caso, rocambolesca y alejada de un deportista de élite como fue él. Y es que en una entrevista al New York Post, Tyson ha desvelado su afición al veneno de sapo, el sapo de desierto de Sonora.

"Ingerí el veneno de este sapo 53 veces, pero nada se acercó a la experiencia de la primera vez. Esa vez que 'morí'. Fue todo un desafío. Tomaba drogas duras como la cocaína, pero esto es otra dimensión. Antes de darle al sapo estaba hecho un desastre. El oponente más duro al que me he enfrentado era yo mismo. Tenía baja la autoestima, algo que les pasa a las personas con mucho ego, pero el sapo te despoja del ego", confesó Maike Tyson.

Mike Tyson, como él mismo cuenta, descubrió esa extraña adicción hace cuatro años y con el mismo logró reducir su peso en 45 kilos, al amrgen de recuperar su autoestima y encontrar de nuevo las ganas para boxear.

"La gente ve cómo he cambiado. Mi mente no entiende qué ha pasado, pero mi vida ha mejorado por completo. El único objetivo del sapo es que alcances tu máximo potencial y ver el mundo de otra manera en el que todos somos iguales y todo es amor", explica Tyson.

No en vano, Mike Tyson cuenta ahora con un criadero de estos sapos del desierto de Sonora en su rancho donde desarrolla su negocio de marihuana en el Estado de California.

Publicidad