ELA

Miguel Ángel Roldán, enfermo de ELA, alcanza la cima del Urriellu en una emocionante subida de 4 horas

Miguel Ángel Roldán ha escalado la cima del Urriellu para reivindicar y apoyar a los enfermos de ELA. 11.000 personas siguieron la hazaña en directo.

Publicidad

Miguel Ángel Roldán ha escalado uno de los picos más míticos, el Naranjo de Bulnes, y desde su cumbre gritó, para que todos sepamos que la ELA existe. Hace tres años se la diagnosticaron a él, es una enfermedad cruel, sin cura, a la que Miguel Ángel planta cara de la mejor manera.

"Vamos", gritó desde las entrañas Roldán al llegar a la cima y tras besar la imagen de las Virgen de las Nieves que corona el monte asturiano. 11.000 personas siguieron la hazaña en directo.

Esta escalada forma parte del proyecto Los 5 Gritos contra la ELA, son cinco expediciones diferentes donde cuatro personas con ELA se enfrenten a ellas. En este proyecto se han unido cuatro asociaciones a favor de los pacientes con ELA.

Antes de tener ELA hacía Ironmans

Miguel Ángel Roldán es profesor de educación física y antes de tener ELA dedicaba buena parte de su tiempo al triatlón, incluso llegó a completar media docena de Ironman. Gracias al apoyo de su familia y amigos consiguió dar la vuelta a la tortilla y empezar a ser positivo.

Roldán estaba emocionado y agradecido con su equipo, porque sin ellos no hubiera podido hacerlo. Más de 40 personas han participado en el reto donde la meta no sólo fue llegar a la cima. La ELA es una enfermedad que afecta a la movilidad y por eso fue fundamental que alpinistas expertos apoyaran a Mikel en todo momento.

Los riesgos existían pero el equipo estaba preparado para cualquier adversidad, sin embargo, para Mikel llegar a la cima fue una cura: "El deportes es la mejor cura". En España padecen la enfermedad unas 4.000 personas y no tienen cura, la esperanza de vida es de 3 a 5 años.

Publicidad