65.002500

Publicidad

Michael Knapinski

Michael Knapinski, el excursionista que 'volvió de entre los muertos': "Su corazón no latió durante 45 minutos"

Michael Knapinski fue encontrado inconsciente por hipotermia en el Monte Rainier (Estados Unidos) y estuvo muerto durante casi una hora. Ahora se recupera gracias a una medida que parece ciencia ficción.

Es un milagro de la medicina. El montañero Michael Knapinski estuvo muerto, durante 45 minutos, con el corazón parado y ahora se recupera en un hospital de Estados Unidos. Michael Knapinski fue encontrado inconsciente por hipotermia en el Monte Rainier, estado de Washington, y trasladado al hospital de Seattle en parada cardiorrespiratoria.

Nada se podía hacer por salvar su vida, tras 45 minutos de intentos baldíos, salvo una medida de ciencia ficción: sacarle la sangre del cuerpo con una máquina, una ECMO, para oxigenársela y transfundírsela de nuevo. Dos días después Michael Knapinski abrió los ojos sin haber sufrido ningún daño ni cerebral ni cardiopulmonar

Ahora está agradecido al hospital, a la ciencia, y a un sistema de oxigenación que se está usando también para recuperar en las UCIs a los enfermos de coronavirus.

Este senderista de 45 años desapareció en el Parque Nacional Mount Rainier el pasado 7 de noviembre, en medio de una espesa niebla. Michael Knapinski fue encontrado casi un día después por un equipo de rescate aéreo, que lo transportó en helicóptero al Centro Médico Harborview en Seattle. Tenía síntomas de congelación y estaba inconsciente.

Tenía pulso, pero pronto sufrió un paro cardíaco: "Murió mientras estaba en la sala de emergencias, lo que nos dio la oportunidad única de tratar de salvar su vida básicamente pasando por alto su corazón y sus pulmones, que es la forma más avanzada de soporte vital artificial que tenemos en el mundo", explica la doctora Jenelle Badulak a Seattle Times.

Así funciona la ECMO

Los médicos le practicaron reanimación cardiopulmonar en repetidas ocasiones y lo conectaron a un dispositivo de oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO). En ese proceso, la sangre se bombea fuera del cuerpo a una máquina corazón-pulmón que elimina el dióxido de carbono y envía sangre llena de oxígeno a los tejidos del cuerpo.

Michael Knapinski permaneció sin vida durante unos 45 minutos. Después, consiguieron reiniciar su corazón y estabilizar su estado, y dos días después el paciente abrió los ojos: "Volvió de entre los muertos… Tal vez no haya sido médicamente correcto, pero su corazón no latió por más de 45 minutos. Es asombroso", ha señalado Saman Arbabi, director médico de la unidad de cuidados intensivos quirúrgicos de Harborview.

A día de hoy Michael Knapinski sigue teniendo algunos problemas en el corazón y los riñones, y algunos inconvenientes a nivel cognitivo, pero los médicos creen que estará bien.

Graba su propia muerte en directo en el Monte Fuji el montañero y youtuber Tedzu

Publicidad