Juegos Paralímpicos Tokio 2020

Matt Stutzman, el arquero sin brazos que "no tenía para comer" y va a por el oro en Tokio

Se hizo con la plata en Londres, es récord Guinness por alcanzar la mayor distancia tirando con un arco y una flecha y ahora va a por el oro en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

Publicidad

Tras una semanas de parón olímpico llegan los juegos paralímpicos. Unos días en los que, además de sumar medallas en los diferentes deportes, llegan historias que a más de uno les deja con la boca abierta. Y es que el trabajo de superación al que se han tenido que enfrentar la mayoría de estos deportistas paralímpicos no deja indiferente a nadie. Es el caso, por ejemplo, del arquero estadounidense Matt Stutzman.

Nació sin brazos pero eso no le ha impedido convertirse en uno de los mejores arqueros del mundo. La trayectoria Stutzman se puede contar con palabras pero son realmente las imágenes que se captan en su entrenamientos y competiciones las que lo explican todo en un solo abrir y cerrar de ojos. ¿Cómo es posible que una persona sin manos sea capaz de apuntar con una flecha y dar en el centro de la diana? La respuesta se encuentra en su boca, porque tira con ella, y en su ingenio, que le ha hecho imbatible.

Empezó a tirar para poder comer

Da lo mismo contra quien compita, el estadounidense se lleva la medalla. De hecho, se ha clasificado para octavos de final en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. No tiene entrenador y es que nadie le enseñó a hacerlo, aprendió completamente solo.

El arquero explica que lo hizo por necesidad. A la vista de que no tenía brazos, no le ofrecían trabajo. Pero esta injusticia no le ha impedido continuar con su vida. Lo que nació simplemente como un intento para conseguir llevar comida a la mesa, se ha convertido en lo que a día de hoy le da de comer.

Récord Guinness

"Mi objetivo es ser el mejor arquero del mundo", afirma el atleta paralímpico. Y por ese camino va. En 2011 compitió por primera vez y, un año más tarde, llegó a los Juegos Paralímpicos de Londres. Ya entonces se colgó la medalla de plata: "Fue en ese momento en el que supe cuál era su destino", afirma Matt.

Lo demuestra en cada competición, no solo en torneos Paralímpicos. Se ha hecho con el premio número uno en varias competiciones de tiro con arco a pesar de ser el único con una discapacidad física. Bromeando cuenta que antes sus adversarios lo miraban y decían "mira, ¡no tiene brazos!", pero, ahora, son más los que lamentan que Matt haya ido a jugar porque saben que las posibilidades de ganar son inferiores.

A la espera de lo que ocurra esta semana en Tokio 2020, Matt ya guarda este año un récord Guinness: el de mayor distancia alcanzada con un arco y una flecha. 280 metros de distancia, un número que nadie la historia lo había conseguido, ni si quiera usando los brazos.

Publicidad