Publicidad

Pruebas

Lucía, la 'Superwoman de España': ha superado las pruebas del FBI, la Marina y el Ejército norteamericano

Nada puede parar a Lucía, una culturista amante del deporte que se ha propuesto superar las pruebas físicas más difíciles del mundo. Muchas las ha conseguido ya, pero ahora busca superar la de los bomberos españoles, una de las más difíciles.

Lucía es culturista natural y entrenadora personal. Si fuera americana, podría entrar en el FBI o la Armada, porque se puso como reto pasar sus pruebas y lo ha conseguido. Ahora va a por algo más difícil, las pruebas de los bomberos españoles, más exigentes que las pruebas americanas.

A todos se nos viene a la mente que en el Ejército estadounidense todos son una especie de superatletas, pero Lucía se planteó el reto de superar las pruebas de acceso a la armada norteamericana sin entrenar y lo consiguió: "Estoy muy nerviosa, no he entrenado nada para estas pruebas y son flexiones, abdominales y carrera", explicaba Lucía Aguado antes de realizar las pruebas, y superarlas posteriormente.

Superadas todas con éxito se lanzó a por las del FBI. Lo pasó un poco peor pero superó todas las marcas: "Saqué un 10 en la prueba de resistencia", explica Lucía Aguado.

Las pruebas españolas son más difíciles que las americanas

Las aprobó aunque reconoce que son muy inferiores a las que piden para nuestros cuerpos de seguridad. "Las pruebas que se les exigen a los GEOS o a los bomberos españoles son mucho más difíciles de alcanzar. Trepar la cuerda, nadar, apnea... No es moco de pavo", asegura Aguado.

Si investigamos, las pruebas de los bomberos contienen todas estas disciplinas: natación 50 metros libres, carrera 100 metros lisos o 200 metros, carrera de 1000 metros, o más, salto vertical, salto de longitud (horizontal) con los pies juntos, subir la cuerda, caminar sobre barra de equilibrio y una prueba de claustrofobia avanzando por un tubo de escaso diámetro, entre otras muchas.

Y ese será su próximo reto, para el que tendrá que entrenarse esta vez muy duro: "A llorar a la llorería", exclama Lucía. Ese es su lema, por que con esfuerzo, todo se puede conseguir.

Publicidad