"Como no escuchas, pierdes el equilibrio y piensas: ¡Ay que me caigo!, pero lo que es surfear... surfear muy bien", asegura Maite, un ejemplo de superación para todo aquel que tiene dificultades a la hora de practicar un deporte.

Maite, que ganó el campeonato de España, asegura que el momento más emotivo fue cuando al salir del agua, el público le dedicó un masivo aplauso para sordos, y anima a todo el mundo, sea cual sea su hándicap, a practicar surf: "Personas sordas, en silla de ruedas, sin brazos, ciegas, todos. Se puede".