82

Publicidad

Donald Trump

La PGA da la espalda a Donald Trump y no celebrará la edición 2022 del Campeonato de la PGA en uno de sus campos

El asalto al Capitolio ha convertido a Donald Trump en una especie de proscrito. La mayoría de líderes políticos han censurado al todavía presidente de Estados Unidos y la PGA también ha decidido alejarse del líder republicano.

Donald Trump ha pasado de ser el hombre más poderoso del Planeta a ser un proscrito. El asalto al Capitolio, jaleado horas antes por el republicano en un incomprensible discurso, le está saliendo muy caro al todavía presidente de Estados Unidos.

Y no es el mundo de la política el único que ha censurado la actitud de Trump. La PGA ha decidido que la edición 2022 del Campeonato de la PGA, uno de los cuatro 'majors' del mundo del golf, no se disputará en el recorrido Trump Bedminster, propiedad de Donald Trump, como respuesta al asalto la pasada semana del Capitolio.

"La Junta Directiva de la PGA of America votó ejercer el derecho de rescindir el acuerdo para jugar el Campeonato de la PGA 2022 en Trump Bedminster", indicó Jim Richerson, presidente de la asociación estadounidense a través de 'Twitter'.

El deporte también suelta lastre con Trump. Y en la actividad que más le duele, el golf.

"Disputar el Campeonato de la PGA en el Trump Bedminster sería perjudicial para nuestra marca", ha afirmado Jim Richerson.

"Valorando las circunstancias es una decisión polémica pero acertada"

El asalto al Capitolio lo precipita todo. Sus seguidores no solo han puesto en jaque el sistema electoral americano, han convertido en tóxica la imagen de su líder para el golf.

"Valorando las circunstancias es una decisión polémica pero acertada", explica David Pastor, presidente de la PGA en España.

Y en Europa también mueven ficha: el campo escocés de Turnberry, una de las grandes sedes del abierto británico y propiedad de Trump desde hace 4 años, dejará de albergar el Open.

"Los valores que identificamos con el deporte no pueden ser diferentes a los que tenemos en la sociedad", asegura David Pastor.

El golf británico también se niega a asociar al torneo mas antiguo del mundo con la imagen del aún presidente de los Estados Unidos.

Publicidad