La bonita historia de la niña que rompe 'clichés' desde muy pequeñita: cuando su madre parece apuntarle a clases de ballet, ella rompe a llorar asegurando que ella quiere hacer jiu-jitsu.

La historia llega a oídos de los dos mejores luchadores brasileños de jiu-jitsu, quienes le dan una sorpresa: ¡le regalan un kimono de combate a la pequeña!