Dos historias de superación y auténtica sorpresa. ¿Se imaginan ir a unos Juegos Olímpicos con tan solo 11 años? Con tan solo tres Sky, prácticamente cuando nació, empezó a practicar este deporte y hoy sueña con convertirse en la olímpica más joven.

"Quiero demostrar a las chicas que pueden hacer lo que les gusta, no importa la edad que tengan, pueden hacer lo que quieran", asegura la joven promesa de padre inglés, que quiere representar a Inglaterra en las Olimpiadas y quién sabe, como soñar es gratis, ganar la medalla de oro.

Para ello, deberá permanecer entre las 16 primeras del ránking mundial en el momento en el que se produzca el corte.

Por otro lado, Rayssa ya ha subido al podio. La brasileña, también de 11 años de edad, ganó el Campeonato del Mundo celebrado en Los Ángeles, siendo la ganadora más joven en la historia del certamen. Otro logro aparentemente inalcanzable.