Remero

Javier Reja perdió la pierna tras un accidente en 2006 y ahora busca la medalla en remo en los Juegos de Tokio

Javier Reja perdió la pierna derecha tras un accidente de moto y debido a la rehabilitación se animó a las modalidades de remo.

Publicidad

Pasa tantas horas en el Guadalquivir como en casa a pesar del duro golpe que le dio la vida, un accidente de moto en 2006 le dejó en silla de ruedas y tuvieron que amputarle la pierna derecha: "Lógicamente tuve bajones pero siempre he tenido la mente positiva y para la rehabilitación comencé a hacer deporte", explica Javier Reja, clasificado para Tokio en remo.

Vio que podía nadar y remar, ambas cosas le venían muy bien, desde que se subió a una canoa por primera vez no se ha vuelto a bajar: "El piragüismo, remo, todos necesitan de adaptación, pero al final puedes haces cualquier deporte", asegura.

"Después de un accidente traumático se puede vivir", nos cuenta. En pocos años se convirtió en el primer campeón del mundo de paracanoe, el primer oro en una competición internacional para España.

Ahora, para los Juegos Olímpicos de Tokio tiene asegurada la plaza en remo adaptado y como todos los deportistas, sueña con una medalla: "Hay que apostar fuerte, estamos trabajando duro, vamos a por ella", dice Javier.

"Tiene un régimen de entrenamiento muy completo y exhaustivo y además lo cumple todos los días, el objetivo es que esté peleando por las medallas", asegura Pol Gené Sanahuja, entrenador de la selección española de remo.

Además, los de Tokio no serán sus primeros Juegos, ya compitió en los de Río de Janeiro: "Es una experiencia magnífica". No conoce límites, es un competidor nato.

Siguen las malas noticias en Tokio

La polémica y las malas noticias siguen rodeando a los Juegos Olímpicos de Tokio, y eso que todavía no han empezado. Hoy se ha confirmado el segundo positivo en coronavirus en la Villa Olímpica y hace unas horas las autoridades japonesas han detenido a un trabajador de Tokio 2020 que ha sido acusado de violar a una mujer en el Estadio Olímpico de Tokio.

Publicidad