JJOO Tokio 2020

Ander Elosegi acaba 8º en la final de C1 en piragüismo eslalon en los JJOO de Tokio 2020

El español Ander Elosegi logró un diploma olímpico al finalizar octavo en la final de C1 en piragüismo eslalon en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El oro fue para el esloveno Benjamim Savsek.

Ander Elosegi se mete en la final de C1 en piragüismo eslalon en los JJOO de Tokio 2020

Publicidad

No pudo ser. Ander Elosegi se quedó a las puertas de lograr una nueva medalla para España en los Juegos Olímpicos de Tokio tras la plata de Adriana Cerezo en taekwondo. Y es que Ander Elosegi, tras meterse en la gran final olímpica de C1 en piragüismo eslalon, finalizó 8º logrando un nuevo diploma olímpico en su carrera.

La medalla de oro fue para el esloveno Benjamim Savsek, la plata se la llevó el checo Lukas Rohan y el bronce fue para el alemán Tasiadis Sideris.

El irundarra volvió a quedarse sin el premio de una medalla en unos Juegos Olímpicos, pero al menos sale de los JJOO Tokio 2020 con su cuarto diploma olímpico en C1 de piragüismo eslalon.

Una pena porque a Ander Elosegi se le escapó la opción de medalla en la bajada final, como ya le ocurrió hace cinco años en los JJOO de Río 2016.

En Pekín 2008 y en Londres 2012 ya había estado incluso más cerca con dos cuartos puestos. Y es que a la vista de su actuación en la semifinal y a los cronos que marcaban los que bajaron primeros en la final parecía en clara disposición para estar en el podio.

Había sido tercero con un tiempo de 103.15, que de haberlo repetido en la última bajada le hubiera otorgado el bronce. Sin embargo, Elosegi, nacido en Irún hace 33 años, no estuvo fino en el momento de la verdad.

Benjamin Savsek clava un descenso de oro

Completó un tanto atascado en el recorrido, tocó la puerta 6 que le penalizó con dos segundos, y no encontró la línea. Para entonces, el esloveno Benjamin Savsek, el mejor en la primera eliminatoria y que en la semifinal no estuvo brillante, había hecho un descenso prácticamente perfecto en un canal al que se adapta muy bien.

Su tiempo de 98.25 estaba claro que era de oro. Elosegi y el resto sabían que tenían que arriesgar para ocupar los otros dos lugares del podio. El vasco llegó contrariado. Se le escapó de las manos de nuevo la gloria, aunque finalmente se hizo con el consuelo del diploma.

Con Savsek, séptimo del ránking mundial, en otra 'liga', la plata se la colgó el checo Lukas Rohan con 101.96, a 3.71 del oro, quien emuló a su padre, que también se subió a los podios en Barcelona y Atlanta.

Otro de los favoritos, el alemán Sideris Tasiadis, número uno del ránking mundial y plata en Londres 2012, había tenido más problemas de los previstos en las semifinales, por lo que salió muy pronto en la final. Aún así defendió todas sus opciones y salvó el bronce con un tiempo de 103.70 que en el momento de finalizar no le dejaba excesivamente satisfecho.

Publicidad