Rescate

Increíble rescate: un paracaidista queda atrapado en los cables de alta tensión de la estación más alta de Europa

Este paracaidista tuvo que ser rescatado por un helicóptero en uno de los lugares más altos y bonitos del mundo. La operación de rescate fue extremadamente difícil.

Publicidad

Un paracaidista se quedó atrapado en los cables de alta tensión de una de las estaciones más altas de Europa y tuvo que ser rescatado de urgencia.

Con el monte Cervino como testigo, Zermatt (Suiza), es uno de los lugares más bonitos del planeta para hacer parapente si llegando al pueblo no te topas con la línea eléctrica. Eso es lo que le ocurrió a este paracaidista, dos rescatadores bajaron en rapel hasta la altura del paracaidista en una enorme línea de 150 metros.

"Se hace así para evitar que el rebufo del helicóptero pueda inflar el parapente y pueda provocar la caída del parapentista", nos cuenta Fernando González, rescatador en Galicia.

Un rescate muy complicado

El rescate fue extremadamente complicado ya que lo usual es que una grúa les ice desde el helicóptero: "Las variaciones de altitud las tiene que hacer el piloto a mano, pequeñas variaciones de centímetros en el helicóptero sirven para que los rescatadores puedan acercarse más al parapentista, asegura Fernando.

Pese a las oscilaciones logran unirse al parapentista y durante unos angustiosos segundos, uno de los rescatadores corta las cuerdas del parapente hasta liberarlo: "Requiere de un personal sumamente especializado y muy entrenado", asegura Fernando González.

Los rescatadores se juegan la vida cada vez que trabajan: "Es un trabajo muy mitificado, conocido pero muy poco reconocido", concluye. Este trabajo ni siquiera tiene jubilación anticipada.

Publicidad