Publicidad

Aventura

La increíble 'amistad' del buceador Craig Roberts y un pulpo, candidata al premio Oscar: "Somos muy similares"

Entre Craig Roberts y el pulpo se creó casi un lazo de amistad plasmado en un documental que ahora es candidato al Oscar.

Durante ocho años un buceador se sumergió cada día para observar a un pulpo. Entre ellos se creó casi un lazo de amistad, plasmado en un documental que ahora es candidato al Óscar. Fascinante y asombrosa la inteligencia de este animal. El buceador Craig Roberts estuvo filmando, casi diariamente, la vida de un pulpo en su hábitat natural, un bosque de algas en aguas sudafricanas.

El documental relata la inesperada conexión que surge entre ambos cuando el cineasta pasaba una época difícil en su vida. Craig explica que había perdido las ganas de seguir adelante, no sentía motivación y sufría una desconexión vital con él mismo, su familia y el mundo que le rodeaba.

En busca de soluciones empezó a bucear en un bosque de algas marinas cerca de su casa, sumergiéndose en las frías aguas del océano cada día, con temperaturas que llegaban a los 7 grados, y a lo largo de una década.

Encontró una escultura de conchas

Un día encontró lo que parecía una escultura hecha de conchas; hasta los peces alucinaron cuando de allí salió un pulpo. Así empieza el documental 'Lo que el pulpo me enseñó'. "En ese momento no sabía que había presenciado algo extraordinario; te das cuenta de que somos similares en muchas cosas", dice Craig.

Descubrió la enorme inteligencia del animal bajando cada día a las frías aguas de Sudáfrica, donde asegura que le aceptó como un amigo: "Me estaba diciendo: 'Eres parte de este lugar, no un visitante. Hay una gran diferencia'".

Publicidad