87

Publicidad

Esquí

Fotografía y esquí, la simbiosis perfecta: "Hay que entrenar mucho para poder seguir el ritmo"

Borja Azurmendi es cámara de esquí y en esta ocasión ha grabado los mejores trucos de la promesa del esquí Tibó Magnin.

Tibó Magnin tiene solo 20 años, sin embargo, eso no le exhime de tener un gran talento para el esquí. En una temporada con pocas, por no decir ninguna competición, el Freeskier entrena y se graba para afinar cada uno de sus trucos.

Detrás de las espectaculares imágenes siempre hay un cámara, que tiene que estar igual de preparado que el deportista para poder capturar la mejor instantánea. "Hay que entrenar mucho y estar preparado igual en cuanto al físico para luego poder seguirles el ritmo", asegura Borja Azurmendi, cámara de esquí.

Esto no solo sucede en el esquí, sino también en el surf, incluso muchos de los fotógrafos se acaban jugando su propia vida para conseguir la mejor instantánea.

"Hago viajar a la gente desde casa"

Borja Azurmendi es el que graba los increíbles planos de Thibault Magnin, un español de origen suizo con la meta puesta en los juegos olímpicos de Pekín dentro de un año: "Sería un sueño poder conseguir una medalla", afirma.

En estos tiempos en los que tenemos que estar en casa él nos ofrece una alternativa: "Con esto hago viajar a la gente desde casa, me gusta hacer soñar a la gente con mi deporte", declara Magnin.

Y para hacer real el sueño, Borja lo acompaña con una mochila de 20 kilos a la espalda, conectado a Thibault vía radio. La comunicación es por tanto doblemente importante: "Es importante estar conectados, dependiendo del truco o del lugar donde va a salir nos situamos en un lado o en otro. Hay que saber por donde seguirle para darle la máxima visibilidad al truco", concluye Borja Azurmendi.

Imagen y deporte... una simbiosis perfecta.

Publicidad