Leipzig - Atlético de Madrid

Publicidad

Champions League

2-1. Un gol del Leipzig en el minuto 88 elimina al Atlético de Madrid de la Champions League

El Leipzig se clasifica para las semifinales de la Champions League tras vencer por 2-1 al Atlético de Madrid, donde se medirá al PSG.

Cruel final para el Atlético de Madrid que se despide de la Champions League tras caer ante el Leipzig por 2-1. Un gol de rebote Adams en el minuto 88 da el pase a los alemanes a las semifinales de la Champions League, donde se verán las caras con el PSG. Angeliño llegó por la banda izquierda en disposición de poner un centro y vio la llegada Adams desde segunda línea. El disparo del estadounidense parecía que se iba fuera pero pegó en la bota de Savic y se coló en la portería de Oblak.

Joao Felix no fue suficiente

La entrada de Joao Feix cambió por completo la cara del Atlético de Madrid. Los colchoneros comenzaron la segunda parte algo dormidos y el Leipzig aprovechó para dominar y ponerse en ventaja tras una muy buena jugada combinativa, finalizada por Dani Olmo, que cuajó un buen partido. El balón circuló de lado a lado y llegó a los pies de Sabitzer, quien vio muy bien la entrada del español, que perfiló su remate al segundo palo con un sutil cabezazo.

El gol del Leipzig llegó en el minuto 50. Ocho minutos más tarde entró el joven portugués para dar lucidez al juego colchonero. Joao Felix participaba, conducía, se asociaba con sus compañeros y se lucía tirando varios caños. Una gran conducción suya le permitió introducirse en el área tras tirar una pared con Diego Costa. El portugués al suelo y penalti. No falló desde los 11 metros, ajustándolo mucho al palo.

Mala fortuna con un gol de rebote

Tras el gol del empate, el partido estaba abierto sin ningún dominador claro. El Atlético de Madrid dejó de encontrar a su mejor hombre y cedió el balón a los alemanes. El Leipzig encontró a Angeliño en una subida al ataque del carrilero y asistió a Adams para que anotara, con algo de fortuna, el gol que les da el pase a semifinales.

Primera parte equilibrada

El Leipzig se plantó en el encuentro con su camaleónico esquema, únicamente descifrable cuando se sitúan sobre el césped. En defensa se colocaba con un 4-2-3-1 y en ataque, con un 3-4-3. Los alemanes llevaron la iniciativa y el Atlético de Madrid replegaba. Los de Simeone encontraron sus mejores minutos en el ecuador de la primera parte, cuando Carrasco y Lodi se asociaban. La polémica del partido, una caída de Saúl en el área del Leipzig tras un contacto con Gulacsi. El árbitro no decretó penalti y el VAR mantuvo la decisión.

Publicidad