FC Barcelona

Xavi explica el fútbol que ha aprendido en el Al-Sadd y que desarrollará en el Barça: ''El balón no es una bomba''

El excapitán culé Xavi Hernández ha explicado en The Coaches' Voice las ideas que ha aprendido de experiencia en Catar y que desarrollaría en el FC Barcelona.

Xavi Hernández

Publicidad

La decisión de apostar por Xavi Hernández como entrenador del FC Barcelona se debe a muchos motivos. En el tema sentimental: capitán del mejor Barça de las últimas décadas, responsable de una recuperación de filosofía y, por supuesto, file defensor de la filosofía del antiguo Barça que no se ha visto con los últimos entrenadores.

Pese a todo ello, todavía existen algunas sobre su experiencia como entrenador del Al-Sadd y si realmente está capacitado para dirigir a uno de los Barça más criticado de los últimos años. Xavi ha explicado en The Coaches' Voice que ''Lo más importante, lo más bonito y lo más precioso del fútbol es tener el balón e ir al ataque, dominar el partido con el balón'', explicaba el técnico

''El balón no es una bomba''

"Tuve que cambiar la filosofía del equipo. Que tenían que entender que el balón no es una bomba, es un tesoro", explicaba Xavi que cuando llegó al Al-Sadd se dio cuenta del nerviosismo que tenían con la pelota. "Les inculco que no sufran con el balón, sino que lo disfruten".

Ese cambio de mecánica lo forja en los entrenamientos con 'ronditos', juegos de posesión e insistiendo en que deben tener el balón.

Posesión y superioridad

"Sufro cuando no lo tengo, ya me pasaba cuando era futbolista y ahora más en el banquillo", reconocía Xavi. La posesión es lo más importante, más allá del sistema. "Soy un obsesionado de la posesión del balón", admitía.

Encontrar al hombre

Es obligatorio la salida de balón desde el portero. Mover a los pivotes y abrir a los centras es importantísimo para encontrar un hombre libre. "Todos tienen que entender dónde está la solución para la presión alta", explicaba el técnico.

Superioridad numérica en ataque

La clave de su juego desde el centro del campo es sacar a uno de esos tres defensas para despegar al rival de su zona y poder jugar con un compañero. De nuevo, entonces, la superioridad.

''Para llegar a esta fase no hay prisa, siempre que se garantice que la posesión es tuya'', explicaba Xavi. En sus entrenamientos trabajan mucho las líneas de cinco defensas, que es lo que más se ha encontrado de momento en el Al-Sadd. La presencia de extremos en sus plantillas es obligatorio: así pueden combinar para generar una superioridad.

Presión alta en defensa

El acoso en la salida de balón rival es otra de los factores importantes para el catalán. El '9' es el primero que fija un central contrario, con los interiores intentando frenar e incluso bloquear a los demás rivales.

Xavi admitía que esta idea tiene cierto peligro, ''al querer recuperar el balón en campo contrario son vulnerables a que, en caso de que el rival enganche con su hombre u hombres más adelantados, se pueden quedar en inferioridad con un solo cierre para cubrir''.

Publicidad