Familias huyendo de Irak por los ataques del ISIS. Su historia es una más: "Le decían a mi papá que le iban a matar", cuentan Yohan Zetuna, el futbolista iraquí exiliado en México.

Así lo narran los hermanos Zetuna, que dejaron todo atrás en busca de una nueva vida: "El ISIS destruyó nuestra casa".

Sin embargo, no pudieron destruir su fe, otro motivo para ser perseguidos. Algo que les ha dado, todavía, más fuerza: "Para mí lo más importante de toda la vida es Dios. Siempre está ahí, apoyándote".

Yousuf y Yohan escaparon con un balón en los pies. De Irak, con 6 y 7 años, huyeron para refugiarse en Turquía. Y de ahí a Estados Unidos donde asombraron con su estilo.

Un sueño cumplido

El tío de los Zetuna, residente en México, les llamó para probar suerte en el Alebrijes, un equipo de la ciudad de Oaxaca, en segunda división.

La suerte, por fin, cambiaba: "Fue un sueño ser futbolistas profesionales". Yusuf y Yohan ya tienen ficha para poder jugar en su club: uno como defensa y otro como delantero. Pero lo más importante para ellos es haber salvado la vida.

Enlaces relacionados:

Los españoles que estaban en Sri Lanka en el momento de las explosiones: "Seguimos las recomendaciones de los locales"