El primer partido internacional del nuevo equipo femenino de fútbol del Vaticano se vió truncado y suspendido tras las críticas de jugadoras del equipo contrario. El motivo de la cancelación fueron las protestas de varias jugadoras con algunos mensajes proabortistas en contra de las politicas del Vaticano.

El partido se celebró en Viena, el pasado 22 de junio, tras la invitación del equipo local, FC Marihilf, con motivo de la celebración de su vigésimo aniversario, según informa el propio club austriaco.

Mientras que en el calentamiento y posterior intercambio de banderines todo marchaba con total normalidad, los actos reivindicativos empezaron con el sonido de los himnos.

Tres jugadoras del equipo austriaco se levantaron las camisetas para mostrar dibujos en sus vientres y lemas pro-aborto como "mi cuerpo, mis normas". También se pudieron ver en el graderío mensajes a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Las integrantes del once de la Santa Sede se retiraron del campo ante la exhibición de estos mensajes. Hay que recordar que el equipo se formó esta primavera con empleadas, esposas e hijas del personal del Vaticano.

El club vienés se disculpó rápidamente vía Facebook, donde expuso que fue una acción particular de las futbolistas. "Como asociación, nos importa la tolerancia, la diversida de formas de vida y una convivencia pacífica. Sin embargo, nos parece inapropiado el momento de la realización", reza el comunicado.